Escriba lo que desea buscar en este blog

Cargando...

lunes, 6 de febrero de 2012

Sin investigación, lento crecimiento



UNIDADES ACADÉMICAS CON MAYORES AVANCES SON AQUELLAS QUE RECIBIERON COOPERACIÓN EXTERNA
Solo un poco más de G. 500 millones (unos US$ 100.000) del presupuesto asignado a la Universidad Nacional de Asunción (UNA) serán destinados en este 2012 a las investigaciones científicas.
En un mundo regido cada vez más por una economía del conocimiento, el Paraguay marcha de espalda a esta realidad teniendo en cuenta que crecimiento y desarrollo se fundamentan en la creación de innovaciones científicas y tecnológicas que históricamente recibió muy poca prioridad en el Presupuesto General de la Nación.

Los aumentos solicitados por la UNA para destinarlos a su Dirección General de Investigación Científica y Tecnológica fueron ignorados y los recursos salieron en los mismos niveles del período 2011. Es decir, unos G. 514.000.000 (US$ 110.537 al cambio del día, G. 4.650) a ser distribuidos entre doce facultades y dos centros de investigaciones. Si tomamos las estimaciones del Banco Central del Paraguay (BCP) sobre generación de riquezas en el 2011, año en que el Producto Interno Bruto pudo haber llegado a US$ 21.256.117.220, esos US$ 110.537 representan 0,0005% Ridículo, lamentable, no existe, como ustedes quieran calificar este porcentaje.

Las tendencias mundiales nos muestran que desde el 2000 el gasto en investigación y desarrolló aumentó en Japón, mientras en EE.UU. decayó ligeramente. En 2004 y en 2005, Suecia, Finlandia y Japón eran los únicos tres países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que sobrepasaban el 3%, colocándolos por arriba del promedio de la OCDE (2,3%). China aumentó los gastos de investigación y desarrollo de 0,9% en 2000 al 1,4 % en 2006, por lo que se colocó como el país con el crecimiento más rápido que hoy es una verdadera locomotora razón por la cual actualmente es considerada la segunda potencia económica mundial, después de desplazarle a Japón.

En nuestra región, la baja inversión en investigación no es privativa de Paraguay ya que los demás países latinoamericanos también enfrentan este problema. Registros del Banco Mundial nos muestran que Brasil invierte 1,10% de su PIB, Uruguay (0,64%), Argentina (0,51%), Colombia (0,16%), Ecuador (0,15%).

Los gastos en investigación y desarrollo son gastos corrientes y de capital (público y privado) en trabajo creativo realizado sistemáticamente para incrementar los conocimientos, incluso los conocimientos sobre la humanidad, la cultura y la sociedad, y el uso de los conocimientos para nuevas aplicaciones. El área de investigación y desarrollo abarca la investigación básica, la investigación aplicada y el desarrollo experimental.

Seguirá el ritmo lento

Durante una charla mantenida con el titular de la Dirección General de Investigación Científica y Tecnológica de la UNA, Prof. Ing. César José Cardozo Román, nos comentaba que con los recursos disponibles lastimosamente las investigaciones mantendrán su ritmo lento aunque se está dando una situación interesante con el Consejo Nacional de Ciencias y Tecnología (Conacyt) que apoya el Programa de Incentivo a Investigadores que comenzó en diciembre de 2011 y que está dando un soporte al trabajo de investigación de las universidades. De los investigadores categorizados, el 80% es de la UNA.

Por otro lado, la UNA tiene alianzas con empresas privadas como el caso del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio) que está financiando investigaciones en la UNA, específicamente, apoyando trabajos encarados por diversas facultades que realizan esfuerzos con su plantel de docentes y también estudiantes.

Por unidades académicas
Medicina, Ciencias Agrarias y Veterinaria son las unidades académicas de la UNA que más evolucionan en materia de investigaciones, mientras otras como Derecho, Economía, Filosofía se mueven a un ritmo más lento, decía el ingeniero Cardozo Román. Obviamente, esa evolución está muy ligada a la inversión. El factor común encontrado en las facultades con mayores avances en investigación es que todas habían recibido cooperación externa como de la JICA, GTZ, FAO, etc., facilitando inversiones en laboratorios y en profesionales que salieron al exterior para hacer su posgrado y después volvieron al país para trabajar.

Hay facultades con un buen nivel de producción científica y otras muy por debajo de los promedios manejados. De acuerdo a las estadísticas de la UNA, el año de mayor producción de trabajos de investigación financiados por el Rectorado, fue el 2008 con 62 investigaciones, la menor cantidad se registró en 2004 con 38 trabajos mientras el año pasado la cantidad alcanzó un total de 55.

Antes del 2004, si bien ya existía un Departamento de Investigación en la UNA, no cumplía el rol de coordinar los trabajos con las facultades ya que cada unidad académica hacía lo que podía. A partir de ahí, se consideró necesario que cada facultad académica creara una estructura para atender las investigaciones. Algunas, como Química ya tenían, mientras las otras debieron formar sus departamentos de investigación y que finalmente son las patas que tiene la Dirección de Investigación de la UNA en las facultades.

El Fondo de Investigaciones del Rectorado se creó en el año 1991, periodo en el cual fueron financiados 39 trabajos. Ese fondo se pudo mantener hasta el año 2000 mientras que desde el 2001 hasta el 2003 permaneció cortado dejándose de financiar investigaciones. Se reanudó desde el 2004 y sigue hasta hoy.

En la búsqueda de brindar respuesta a los cambios y tendencias que el contexto nacional, regional y mundial proponen, así como, a la necesidad de contar con directivas que permitan orientar la gestión y la acción coordinada de los distintos agentes comprometidos con el desarrollo institucional en el largo plazo, la UNA ha decidido adoptar su plan estratégico para el período 2011 2015. Según el funcionario, el mismo le permitirá brindar con éxito educación a nivel superior, estimulando el espíritu creativo y crítico de los profesores y estudiantes mediante la investigación científica y tecnológica y el cultivo de las artes, las letras y la educación física, formar los profesionales, técnicos e investigadores, necesarios para el país, que conozcan los valores trascendentes a fin de contribuir al bienestar del pueblo, poseer y producir bienes y prestar los servicios relacionados con los fines, divulgar los trabajos de carácter científico, tecnológico, educativo y artístico, formar los recursos humanos necesarios para la docencia y la investigación y propender al perfeccionamiento y actualización de los graduados, obtener recursos adicionales necesarios para la educación, la investigación y la extensión universitaria que, en su conjunto, facilite un mayor crecimiento de nuestra economía.

Programas
Se tiene programas muy concretos dentro del área de investigación como docentes investigadores a tiempo completo o dedicación exclusiva, un cargo que fue creado en el año 2007 con el cual se logra un salario digno para el investigador. Por primera vez, en el Presupuesto General de la Nación se reconoce el trabajo creativo. El Estado, a partir de la creación de ese rubro, decidió pagar por los trabajos de investigación, algo que antes de aquel año no se hacía. Se arrancó con 50 cargos inicialmente, mientras que actualmente el total de investigadores a tiempo completo llega a 60 trabajando en facultades e institutos de la UNA.

Ante este panorama, y en un año electoral como este 2012, puede resultar propicio para la clase política tomar como bandera nuestras falencias en materia de investigaciones científicas y proponer planes que permitan a nuestra sociedad mejores días en el futuro.

2008.El año de mayor producción de trabajos de investigación financiados por el Rectorado fue el 2008, con 62 investigaciones.

Apenas.Apenas unos US$ 100.000 serán destinados en este 2012 para investigaciones científicas dentro del presupuesto de la UNA.
Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS/SPOTS