Escriba lo que desea buscar en este blog

Cargando...

viernes, 1 de marzo de 2013

TLC Perú-Unión Europea

Miguel A. Capuñay Reátegui 
Profesor de Negocios Internacionales de la UPC 

 Después de más de cuatro años de negociaciones, finalmente hoy, 1 de marzo, entra en vigencia el Acuerdo Comercial Multipartes (más conocido como Tratado de Libre Comercio) entre el Perú y la Unión Europea.

 Para nuestro país la importancia de este acuerdo es fundamental, porque nos permite acceder a un mercado conformado por 27 países. Ese bloque es tres veces más grande que el Perú en superficie, diecisiete veces más grande en población (son más de 500 millones de habitantes) y con un ingreso promedio per cápita que supera los 30,000 dólares.
 Desde el punto de vista de acceso al mercado, dicho tratado permitirá que el 95% de nuestros productos agrícolas ingrese en cualquiera de los 27 países europeos libre de aranceles, el 5% se desgravará progresivamente en función de un cronograma y el 100% de nuestros productos industriales estará también exento de aranceles a partir de marzo de 2013.
 Todo ello, sin duda, contribuirá a que nuestra oferta exportable ingrese en los mercados europeos a precios competitivos, impactando positivamente en su posicionamiento.
 Como en todo TLC, se han establecido acuerdos recíprocos, por lo tanto, productos europeos ingresarán también en nuestro mercado con rebajas arancelarias, beneficiando así a los industriales nacionales y a los consumidores en la medida en que tendremos esas mercancías a precios más convenientes.

 A la fecha, la Unión Europea constituye el segundo mercado de destino de nuestras exportaciones con más de US$ 7,000 millones en ventas, siendo Alemania, España, Italia y Bélgica los mercados más importantes. Con la entrada en vigencia de este TLC, nuestras exportaciones se diversificarán a otros mercados europeos poco explorados aún, pero cuyas economías vienen recuperándose rápidamente, tales como República Checa, Eslovaquia, Países Bálticos, Polonia, Rumania, entre otros.
 Las condiciones pactadas no solo se circunscriben al tema comercial sino que contienen una serie de capítulos que convierten a este instrumento normativo en un conjunto de reglas claras, estables e indefinidas en el tiempo.
 En cuanto al capítulo sobre Asuntos Aduaneros y Facilitación del Comercio, se establecen como principios la facilitación, celeridad, buena fe y presunción de veracidad en la gestión y operatividad aduanera. Sobre Obstáculos Técnicos al Comercio y Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, las reglas se refieren al derecho de cada parte a establecer dichas restricciones, siempre que se sustenten científica y técnicamente, primando los principios de transparencia y publicidad en la aplicación de las reglamentaciones.
 Con relación a Defensa Comercial, se garantiza el derecho de cada parte a aplicar medidas correctivas contra prácticas comerciales desleales, tales como importaciones a precio dumping y subsidiadas.
Respecto a Servicios, Establecimiento y Movimiento de Capitales, el TLC prescribe como principios el trato nacional, trato justo y no discriminatorio a favor de los inversionistas garantizándoles el flujo y retorno de sus capitales y, fundamentalmente, la predictibilidad y estabilidad jurídica en sus negocios.

 En el rubro de Compras Públicas, las empresas peruanas podrán participar inclusive en licitaciones convocadas por entidades estatales de países europeos. Si bien los procedimientos pueden ser complicados, existe potencial para que una empresa peruana –en el marco de un joint venture, por ejemplo– compita toda vez que las empresas europeas tienen costos elevados, lo cual podría posibilitar que nuestras empresas puedan competir con precios más bajos.
 Según proyecciones de economistas, la puesta en vigencia del TLC Perú-Unión Europea posibilitará que el PBI peruano se incremente en 1.3% y se espera que en el primer año de su vigencia las exportaciones peruanas aumenten en 10%, dinamizando así el aparato productivo nacional.
 Definitivamente, todo TLC trae consigo beneficios y costos para el país. En cuanto a los primeros, están señalados líneas arriba. Respecto a los segundos, habrá sectores que tendrán dificultades (industria de papel, imprentas, cuero y autopartes).
 Cabe indicar, sin embargo, que el empresario peruano ya está preparado para ello. Son más de 20 años de una política de apertura y de competencia y, en ese contexto, nuestros empresarios ya han adquirido la madurez suficiente para aprender a competir.
 Considero que un TLC no es la panacea a los problemas del país, pero del análisis costo-beneficio podrá desprenderse que sí contribuye y mucho a generar crecimiento y progreso para el Perú y, por ende, bienestar para la población.
 "El TLC Perú-UE permitirá que el 95% de nuestros productos agrícolas ingrese en cualquiera de los 27 países europeos libre de aranceles, el 5% se desgravará progresivamente en función de un cronograma y el 100% de nuestros productos industriales estará también exento de aranceles a partir de marzo de 2013." 

Publicado por  el Diario El Peruano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS/SPOTS