Escriba lo que desea buscar en este blog

Cargando...

miércoles, 20 de agosto de 2014

¿Por qué bajan los precios internacionales de los metales?

¿Por qué bajan los precios internacionales de los metales?


La época de los precios altos de los minerales (o commodities, como se los llama genéricamente en inglés) parece haber decaído. El tiempo actual se presenta marcado por precios relativamente más estables y con ligeras tendencias al alza o a la baja, según se trate de un mineral u otro. ¿Pero cómo estar seguros?

En general, los precios de los metales son inestables y difíciles de predecir. Muchas veces porque se mueven en base a las dos emociones básicas de los inversionistas: miedo y ambición.

El precio del Hierro, Manganeso, Estaño, Wolframio y Plomo ha ido bajando sistemáticamente en las últimas décadas, por ejemplo, por lo que su pronóstico a futuro no es muy bueno. El Cobre y Aluminio han mantenido un nivel relativamente parejo y, dado que son metales de consumo industrial, se espera que mantengan sus niveles de precios, al igual que el Cinc y la Plata. El Oro ha mostrado en los últimos tiempos una ligera tendencia a la recuperación. ¿De qué depende todo esto?

En una economía abierta el principio elemental del mercado, lo sabemos, es el de la oferta y la demanda. Si hay más oferta de productos bajan los precios y si hay más demanda, suben. Pero ¿hay más mercados pidiendo metales? ¿Hay más producción de estos? ¿Qué señales nos ayudan a predecir el comportamiento de los precios?.. A continuación enumeramos  10 variables que influyen en la subida o bajada de los precios de los metales y que pueden arrojarnos luz sobre esta compleja incógnita.

1.       VOLÚMENES DE PRODUCCIÓN

El hecho de que se descubra y explote un yacimiento importante de minerales incrementa su volumen actual y produce una baja de precios. Lo mismo sucede con el hecho contrario. Cuando una mina acaba con sus reservas explotables crea una baja en la producción global que hará subir los precios. Esto es lo que puede pasar, por ejemplo, con la producción mundial de “tierras raras” (de mucho uso en productos tecnológicos) ya que en Groenlandiaestaría por explotarse un yacimiento que duplicaría la producción mundialactual.
También influye, a este respecto, el hecho de que una mina decida incrementar su producción a raíz de una mayor eficiencia productiva, de un mayor uso de tecnología o de una extracción más intensiva. El aumento de la producción relajará los precios.

Otro ejemplo de esto es el incremento en la producción de cobre de mina que creció prácticamente en 4% el 2012, según el Grupo Internacional de Estudios sobre el Cobre (Lisboa). Esta tendencia ha persistido en el 2013, ya que este tipo de producción creció 8% año con año en los primeros siete meses, y para este 2014 se espera un superávit de 260,500 toneladas. Esto ha presionado los precios a la baja.


2.       LA CRISIS

Las crisis son un factor clave para el precio de los minerales. Y para muestra un botón. China es el país que consume más del 40% de todos los metales del mundo y, en la última década, el dinamismo de su economía catapultó aumentos del PBI superiores al 10% anual. Esto produjo un verdadero auge positivo en los precios de las materias primas. Pero la situación ha cambiado. La economía china  evidenció muestras de agotamiento y una tendencia a la baja desde finales de 2011, cuando su PBI bajó a solo una cifra. Su menor demanda empujó los precios a la baja.

Estados Unidos y la Comunidad Europea, por su parte, son también consumidores muy importantes de minerales y han pasado una recesión muy grande (aun presente en algunos casos). La consecuencia: hay menos demanda y más presión para que los precios bajen. La esperanza actual se fija en que Estados Unidos logre remontar a plenitud su crisis y que Europa salga completamente de ella. Si ambos sectores demandantes del mundo se recuperan, entonces los precios de los metales pueden volver a resurgir.

Un caso especial es el oro que, por lo general, sube cuando las economías no van bien. Históricamente, muchos inversionistas piensan en el oro como una inversión alternativa cuando los tiempos económicos son difíciles y lo usan para salvaguardarse. Es por eso que el metal precioso se dispara en años posteriores a las crisis financieras. El oro llegó a su máximo en septiembre de 2011, negociándose en más de 1,900 dólares la onza, pero los precios han caído desde entonces un 24% ante las señales de que la economía de Estados Unidos se está recuperando.

3.       SITUACIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA

En circunstancias especiales como una guerra, una situación de emergencia, terrorismo,  sucesos naturales o de incertidumbre política o económica los precios del oro y la plata se disparan. Probablemente porque actúan como un activo de refugio, es decir, un lugar donde proteger y preservar la riqueza.

En estas épocas la gente y los inversionistas se sienten más seguros del valor de los metales preciosos que del papel moneda u otras herramientas financieras y tratan de adquirir tanto como puedan.  Una subida general de los precios es casi inevitable.

Lo mismo sucede con el panorama económico. Si la economía está de malas y sus mercados tienden a la baja, el precio del oro se incrementa debido a que más personas optan por invertir en oro y plata.
Inclusive hay hechos sociales concretos que tienen su influencia en los precios. La llegada del nuevo año Chino (conocido como Festival de Primavera), por ejemplo, suele implicar al menos 15 días de mercados chinos cerrados. Estos días la demanda de metales disminuye y el precio suele bajar. Este año 2014 el evento comenzó el 31 de Enero (año 4712, Año del Caballo, según el calendario chino).

4.       POLÍTICAS DE LOS BANCOS CENTRALES

Los bancos centrales suelen invertir en oro y plata como una cobertura contra la inflación. El oro, como la plata, son “seguros de vida” contra las fallas del sistema que afectan el mundo económico-financiero.  Pero no sólo se invierte en oro. También en plata, cobre y alimentos como la soya y materias primas como el algodón, entre otros (es decir, en commodities) y estas compras afectan el precio del mercado.

Las políticas financieras específicas también tienen su peso. Una mayor tasa de interés va a provocar que las personas inviertan en divisas (dólar, yen, euros, pesos, etc.) ya que los rendimientos son mayores, mientras que una baja tasa de interés  hará que el precio del oro suba porque los inversionistas preferirán comprar metales preciosos como defensa contra la inflación.

Actualmente es tanta la liquidez que tienen los inversionistas por las políticas monetarias de la Reserva Federal de Estados Unidos, del Banco Central de Inglaterra, Banco Central Europeo y, más recientemente, del Banco de Japón, que parte de los portafolios especulativos están integrados por commodities.
El cobre ha sido afectado por altos inventarios en la Bolsa de Londres y el Mercado de Futuros de Shanghai, en medio de una desaceleración de las compras de China.

El otro fenómeno importante de las políticas bancarias son las oleadas de ventas de las materias primas. Los bancos de algunos países  (Inglaterra, Suiza, Argentina, etc.) se han estado deshaciendo de sus reservas metálicas. Eso representó una gran inyección de oro y plata al mercado que no se esperaba que saliera a la venta y generó una gran contracción de los precios por exceso de oferta.

Hace unos meses el precio del oro se había afectado ya ante la preocupación de que Chipre venda parte de sus reservas del metal (avaluadas en 441 millones de euros) para pagar la factura del rescate y de que países europeos altamente endeudados como Italia, España y Portugal sigan su ejemplo.

5.       VALOR DEL DÓLAR

Una premisa clásica que ha influido en la cotización es la relación inversa que existe entre el dólar y el oro. Dado que el dólar es la divisa o moneda que la mayoría del mundo usa, cualquier caída en su valor dará lugar a un incremento en el precio del oro. Históricamente, este ha sido el principio: si el dólar sube el precio del oro baja, si el dólar baja el precio del oro sube.

Esta relación, sin embargo, parece estar cambiando. Si tomamos como referencia el índice actual DXY Dollar Index, el índice que recoge mejor la evolución del dólar frente al resto de divisas internacionales, y la evolución del precio del oro, observaremos que existen varios períodos en los que el dólar y el oro han ido de la mano. A la luz de estos resultados, podríamos hablar inclusive de la existencia de correlación positiva entre el dólar USA y el oro. Todo un cambio de paradigma que demandaría un análisis más extenso.

6.       ESPECULACIÓN

Los precios de los metales puede ser en muchos casos influenciados también por la disponibilidad de liquidez de los fondos de inversión y por los “pronósticos” que suelen dar los gurús del medio, es decir, por la especulación.

En abril de 2013 Societe Generaleemitió una nota donde hablaba de una "burbuja" del oro que movió los mercados. En un informe posterior, Goldman Sachs recortó su precio objetivo de tres meses para la onza de oro desde US$1,615 a US$1,530 y redujo su pronóstico de 12 meses a US$1,390 desde US$1,550. Por su parte, un banco junto a Barclays y Credit Suisse, han salido a pronosticar precios promedio más bajos en 2014 que los alcanzados el 2013. Finalmente, la londinense Capital Economics anunció que el metal rojo (cobre) caerá de cerca de los actuales US$7,200/t a menos de US$6,000/t el 2014 a medida que la oferta suba más rápidamente que la demanda.

¿Será todo esto cierto? Dado que la proyección de precios no es una ciencia exacta, mucho de lo que se dice obedece a intuición y experiencia más que a certeza comprobable. Lo único que sí es seguro es que estos pronósticos influirán, de una u otra forma, en los precios.

7.       PROBLEMAS INTERNOS DE LAS EMPRESAS MINERAS

Mina Grasberg - Indonesia
Otro aspecto no poco importante a considerar es que la situación administrativa de las empresas mineras no siempre permanece estable. Si la producción se ve afectado por una huelga de mineros, por ejemplo, y cae la oferta, esto dará lugar a un aumento en las cotizaciones.

Un ejemplo de esto lo encontramos en la huelga que se dio en Julio de 2011 en la mina Grasberg, para muchos la más grande del mundo, que tiene las reservas de cobre recuperables más importantes del planeta y las mayores reservas de oro. La huelga ayudó a elevar los precios del cobre a máximos no previstos.

8.       SUSTITUCIÓN Y NUEVA TECNOLOGÍA

Un aspecto que también influye en los precios de los commodities es que el uso de los metales para un determinado fin puede cambiar y, con eso, reducir su demanda y posterior precio.

El oro, por ejemplo, se ha usado históricamente y en buena medida para metal moneda, es decir, como reserva. Y los países más demandantes eran los occidentales. De hecho este es aún es uno de sus usos importantes. Pero actualmente el mayor uso del oro es para joyería y el 70% de este lo consume la India. Esta alteración de uso y de mercado ha afectado su comportamiento económico.

Otros metales han experimentado una disminución de su demanda debido a una sustitución de materiales. Por ejemplo, el plomo. Ahora tenemos baterías con menos plomo, gasolinas sin plomo, cañerías de PVC en vez de plomo, etc. lo cual ha modificado su precio con presión a la baja. El cobre es otro caso. Ahora hay radiadores de aluminio en vez de cobre, lo cual si se generaliza podría afectar su precio. Y mucho más si surgiera un sustituto masivo para los conductores eléctricos ya que más del 50% del cobre que se produce en el mundo se transforma en estos.

9.       ACCIÓN GUBERNAMENTAL

Cada país maneja su propio criterio en cuanto a sus reservas internacionales en metal, impuestos, regalías, etc. Estas leyes afectan a los metales y pueden ser muy decisivas para su cotización.

Eventualmente, los países pueden implementar políticas de límites para la cotización, importación o exportación de oro y otros metales.  En EE.UU. por ejemplo, entre 1934 y 1972 el precio del oro se fijó por ley en US$ 35 la onza troy. Fue recién en la época de Richard Nixon que se eliminó la fijación entre el dólar US y el oro, y se dejó al mercado determinar el precio del metal precioso. En el caso de los países con regímenes más autocráticos estas políticas suelen ser mucho más frecuentes.

Acciones como esta pueden cambiar los patrones de precios y crear una dinámica diferente para el mercado de los metales.

10.   CAPACIDAD DE RECICLAJE

Un elemento más que puede influir en la cotización de un metal es la capacidad de reciclaje que se tiene de él o de su grado de reutilización. Aunque las políticas de reciclaje han sido históricamente limitadas, actualmente asistimos a un énfasis creciente de este aspecto impulsado por sus beneficios ecológicos y energéticos. Al reciclar chatarra, se reduce significativamente la contaminación de agua, aire y los desechos de la minería en un 70%.

El acero ya es el material más reciclado en los Estados Unidos, en parte de vehículos desechados. Al reciclar el hierro y el acero, el hierro nuevo no tiene que ser extraído, lo cual produce un ahorro en costos de extracción y procesamiento, incluyendo la energía necesaria para hacerlo. Esto afecta al precio. El reciclaje del acero es tan simple como su clasificación y luego su fusión junto con el hierro fundido. A unos 1.700 grados C, la mezcla se convierte en metal líquido y luego se convierte en grandes bloques, que a continuación se enrollan.

El aluminio viene originalmente de la bauxita, un mineral rico en alúmina, que es un compuesto de aluminio y oxígeno. Para eliminar el oxígeno se requiere una gran cantidad de energía. El reciclaje no sólo reduce la minería de aluminio, sino que utiliza solamente el 5 por ciento de la energía necesaria para crear el nuevo aluminio. En 1990, más del 50% de las latas de aluminio fabricadas en EE.UU. fueron producto del reciclaje.

Otros metales como el cobre, la plata, el oro, el plomo y el mercurio pueden ser reciclados desde la electrónica. Éstos son importantes para el desarrollo de componentes electrónicos y se han convertido en una fuente popular de reciclaje.

También son reciclables el níquel, zinc, estaño y bronce. Incluso las joyas de oro y de plata se pueden reciclar.

En la medida en que la industria recicladora aumente y se constituya en una importante fuente de oferta metálica implicará un factor importante del alza o la baja de los precios.


¿Qué te parecen estos 10 factores? ¿Hay algún factor adicional que se debe considerar?


Mineras siguen amasando fortunas

Mineras siguen amasando fortunas
Los precios de los minerales siguen siendo altos y dejan grandes utilidades.
La promocionada caída de los precios internacionales de los minerales, en realidad, son leves si se comparan con los precios históricos internacionales. La minería sigue teniendo cuantiosos ingresos con bajos costos de producción y los salarios que pagan a sus trabajadores son inferiores a otros países mineros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS/SPOTS