Escriba lo que desea buscar en este blog

Cargando...

sábado, 5 de diciembre de 2015

La burbuja tecnológica en el año 2000.

El 10 de Marzo de 2000, la bolsa donde se transan todas las compañías tecnológicas en Estados Unidos, el Nasdaq, alcanzó a inflarse a su punto máximo antes de estallar.
En esta fecha, el indicador alcanzó los 5.132,52 puntos (como referencia, hoy cerró en 2.358,95), después de años de alimentar la idea de que en internet llovía el dinero.
Una empresa "punto com" tradicional confiaba en lograr crecer muy rápidamente abarcando una gran masa de clientes y creando una marca fuerte, para luego poder cobrar tasas rentables por sus servicios. Mientras crecían, las empresas dependían de capitales de riesgo y no generaban ningún dinero. Ejemplos de esto son Google y Amazon, que durante sus primeros años no generaron ingresos, pero luego se conviertieron en grandes éxitos.
Al ser empresas virtuales que estaban naciendo, y que no se sabía si serían el próximo Google o no, había dificultad para asignarles un valor real. Así, los precios subieron a valores ridículamente altos (en el papel, mientras se compraban y vendían acciones), llevados por el optimismo que los hacía creer que se volverían millonarios en el futuro cercano.
Al mismo tiempo, las nuevas empresas, creyendo que nadarían en dinero como Rico McPato, gastaban sin control en publicidad absurdamente cara (el 2000, una docena de estas compañías puso avisos en el Superbowl, a unos US$2,2 millones por 30 segundos) y fiestas.

El reventón

Por supuesto, esta situación llegó a un límite y se inició una reacción en cadena entre los inversionistas que comenzaron a perder la fe en el sistema de "crecimiento por sobre las utilidades" que exponían estas empresas. El mercado se derrumbó durante el año, y poco a poco las "punto com" empezaron a quebrar.
Uno de los casos más emblemáticos fue el de AOL, que adquirió ese mismo año Time Warner por US$160.000 millones, alcanzando un valor combinado de ambas empresas de  US$350.000 millones. Nada sospechaban de que la burbuja estaba a punto de explotar. Al día de hoy, el valor de ambas compañías sumadas es de apenas un séptimo del valor de la fusión.
Asimismo, grandes compañías como Cisco, Microsoft e Intel no han recuperado los valores que tenían el año 2000, mientras otras como Yahoo han perdido 3/4 de su valor. Mejor suerte han corrido Amazon, que ha duplicado su valor en la última década, Google, que ha crecido 400% (aunque comenzó a cotizar en la bolsa en 2004) y Apple, que ha crecido casi un 500%.
Pese a todo, se estima que el 50% de las punto com sobrevivieron, viviendo con gastos mucho más moderados y adaptándose para tener planes de negocios realistas. La explosión de la burbuja marcó el fin de la infancia de los negocios en internet, y dejó como legado mayor cautela en el mundo del emprendimiento en este terreno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS/SPOTS